En entradas anteriores hablamos de Planificación Estratégica pero, ¿cómo llevar a cabo esa planificación?

El Plan Estratégico es la herramienta. Se trata de un documento que contempla de forma ordenada y coherente las metas, objetivos, estrategias, políticas, tácticas y directrices en tiempo y espacio, así como los instrumentos, mecanismos y acciones para llegar a los fines deseado. Se tratará de un instrumento dinámico sujeto a modificación en función de sus resultados, ligados siempre al entorno.

El primer paso es contestar a las tres preguntas básicas que nos planteamos en la planificación estratégica de la empresa:

¿Dónde estamos?

– Análisis de la situación
– Análisis del Entorno
– Análisis Interno
– Análisis de la Competencia

¿Dónde queremos llegar?
– Objetivos y Metas a largo plazo

¿Cómo podemos llegar donde queremos?
– Comprender el Mercado Comprender la Competencia Negocio Diseñar las Estrategias apropiadas

La respuesta a estas preguntas ayudan configurar el esquema de desarrollo del Plan Estratégico que, en Ocio&Negocios publicaremos en breve.

Este documento contendrá un proyecto que ha de ser por un lado, alcanzable y por tanto cuantificable (no debemos plantear metas que no podamos conquistar), y por otro, estático o temporal (desarrollado en un momento concreto, por lo que deberá ser un proceso adaptable en un futuro en función de los resultados obtenidos en cada una de las revisiones).